Para saber si un bebé se encuentra mal o no lo primero que se debe mirar es su temperatura, si está más elevada de lo normal significa que el bebé tiene fiebre, pero ¿cuál es la temperatura normal en ellos? 

 
Para tomar la temperatura corporal en un bebé se debe colocar el termómetro en el recto. Para ello se pone al niño boca abajo, sujentándole la espalda y las piernas, y con cuidado introducirlo unos 2cm.
Si el bebé tiene diarrea no es aconsejable tomar su temperatura por esa zona, en ese caso es más conveniente hacerlo en la axila.
 
El cuerpo humano tiene sus propios medios para mantener su temperatura, siempre que no hayan problemas por alguna enfermedad. 
 
No todos tenemos la misma temperatura corporal, a veces puede variar ligeramente de unas personas a otras, pero normalmente, en personas sanas, la temperatura corporal se encuentra entre 35.8 y 37.3ºC. 
 
 
En los bebés los rangos de temperatura son los mismos que en los adultos, se considera que es adecuada si oscila entre los 36 y los 37.3ºC, tomada por vía rectal.
Si está por encima se considera febrícula, y a más de 38ºC es fiebre.
 
Pero los bebés no tienen la misma capacidad que los adultos para regular su temperatura, por eso debemos estar pendientes de destaparlos si hace calor o por el contrario abrigarlos si hace frío.