En Parafarmacia 24 horas sabemos que existe una creencia muy extendida de que si tienes un tatuaje no puedes hacerte una resonancia magnética ni operarte. 

Muchas de las personas tatuadas, en algún momento de su vida, tendrán que sufrir una operación o hacerse una resonancia magnética, algo que es más común de lo que pensamos.
 
Pero ¿es cierto que si se tiene un tatuaje no puedes hacerte una resonancia magnética?
 
Algunas de las tintas para tatuajes contienen componentes metálicos, y las resonancias magnéticas funcionan reaccionando ante el metal.
 
 
Las máquinas de resonancia son muy potentes, por eso las personas que se someten a ésta prueba no pueden llevar nada metálico (anillos, pulseras, piercing, implantes dentales, marcapasos...) mientras están dentro ya que podrían causar graves daños en la persona ya que el metal sería atraído fuertemente por la máquina, sin importar lo que haya entre la máquina y el metal, lo cual causaría graves problemas.
 
Pero los tatuajes que pueden causar un problema y no deben someterse a esta prueba son tatuajes que fueron hechos hace más de 20 años, ya que la tinta que se usaba contenía fragmentos de metal en su composición. 
 
Las personas que se someten a una resonancia magnética teniendo estos "viejos" tatuajes sufren ardor, dolores e incluso quemaduras durante la prueba, otras personas solo sienten un pequeño cosquilleo eléctrico o incluso no sienten nada, pero la máquina de la resonancia magnética da errores.
 
Hoy en día ya no existe ese riesgo, ya que la tinta tiene otra calidad y distintos componentes, y si el tatuaje se ha hecho en un sitio de fiar y posee todos los permisos sanitarios, no debe haber ningún problema.
 
 
Es muy difícil averiguar si la tinta de nuestro tatuaje contiene metales a no ser que podamos ver los componentes de la tinta (preguntándole al tatuador), si la tinta contiene óxido ferroso (de hierro) o cualquier otro metal magnético, pueden haber problemas.