¡Hola chic@s!

La sandía es una deliciosa fruta fresca que siempre apetece cuando la vemos en el supermercado o en la frutería.
Pero más allá de su dulce sabor, seguramente muchos de vosotros no sepáis que los expertos en nutrición llaman a esta fruta "la fruta buena para todo".
 
¡Y se ha ganado este mote con razón! Estudios recientes han demostrado que la sandía es ideal, por ejemplo, en casos de debilidad o cansancio, cuando nos duelan los músculos o cuando lleguemos cansados a casa después de trabajar...
Por ello, debemos incluir la sandía en nuestra dieta diaria ya que, no solo es buena para nuestra salud, sino que es muy refrescante y sabrosa.
 
A continuación os explicamos sus propiedades y beneficios para daros más motivos para comerla cada día:

Propiedades nutricionales:
La sandía, de todas las frutas, la que más agua contiene (casi el 93%), por lo que normalmente se utiliza en dietas para perder peso.
Pero además, cuenta con otras muchas propiedades que la convierten en una de las mejores frutas, como su contenido en minerales, vitaminas, magnesio, postaio, ácido fólico, provitamina A...

Beneficios para la salud:
La composición de la sandía a base de L-citrulina es perfecta para relajar los vasos capilares. Además, nos ayuda a metabolizar arginina, lo cual es muy bueno para nuestro corazón.

·Efecto antioxidante.
Su color rojo nos indica que contiene un gran poder antioxidante, lo cual es perfecto para prevenir el envejecimiento y mantener perfectos nuestros tejidos.

·Depurativa.
Su contenido en fibra nos ayuda a eliminar de nuestro organismo aquellos elementos tóxicos y limpiar los intestinos.

·Previene el cáncer.
Gracias a su licopoteno, la sandía puede protegernos de ciertos tipos de cáncer y de algunas enfermedades cardiovasculares.
 
Después de conocer las propiedades y beneficios de la sandía ¿a quién le apetece un trozo?