La grasa capilar, también conocida como seborrea, se produce por la hipersecreción de las glándulas sebáceas, es decir, cuando nuestro pelo crea grasa para proteger el cuero cabelludo.

Sin embargo, en algunos casos, el pelo crea un exceso de grasa, lo cual puede desembocar en problemas capilares y estéticos.
 
La seborrea se puede detectar fácilmente, basta con ver si el pelo se vuelve demasiado brillante y graso. Además, los cabellos que sufren seborrea son difíciles de peinar y, en muchos casos, puede desprender mal olor debido a los distintos procesos oxidativos en los que se encuentra.

Existen distintas causas internas que pueden causar seborrea, como desequilibrios del sistema nervioso, lo cual puede afectar de manera negativa a la producción de grasa del cabello. Las dietas ricas en grasas, o las hormonas, cuya función es controlar las glándulas sebáceas también pueden causarla.
 
Pero también pueden causar seborrea causas externas como la polución o la contaminación ambiental. En el aire hay partículas que afectan directamente al cuero cabelludo y a la grasa que éste segrega. 
 
 
Nosotros te recomendamos usar el champú Seborregulador de Klorane. Gracias a su suave base, la cual desenreda y da volumen al cabello, este champú tratante con extracto de ortiga evita el efecto rebote, regularizando de manera progresiva la secreción sebácea, permitiendo así alargar la frecuencia entre los lavados.
El champú de Klorane deja el cabello flexible, sedoso y ligero.