El aloe vera es una planta que tiene múltiples beneficios para nuestra piel, ya que la hidrata y ayuda a su regeneración, disminuyendo las manchas, eliminando cicatrices y refrescándola para acabar con la irritación.

En casa podemos hacer crema de aloe vera de una manera muy sencilla, solo necesitaremos unas hojas de aloe vera, agua, zumo de limón y una batidora.

Antes de empezar, debemos limpiar las hojas de aloe vera muy bien para eliminar restos de suciedad, para que queden bien limpias las dejaremos sumergidas en agua durante 24 horas, cambiando el agua 2 o 3 veces. Cuando pasen las 24 horas las sacaremos del agua y con la ayuda de un cuchillo las abriremos para extraer todo el gel y lo pondremos en el vaso de la batidora, cortaremos el limón por la mitad y, en un bol aparte, exprimimos un trozo, haciendo el zumo de limón. Cogemos una cucharada del zumo, lo añadimos al vaso de la batidora junto al gel del aloe vera y lo batimos todo hasta conseguir una pasta homogénea. Finalmente vertemos la crema en un bol que podamos cerrar herméticamente como un tupper.

Esta crema podemos usarla todas las noches después de limpiarnos la cara y no es necesario que nos aclaremos con agua, también es podemos ponérnosla en las manos, o en el resto del cuerpo haciendo más cantidad.

Debemos tenerla siempre guardada en la nevera para que nos dure varios días.