Según los médicos, en estas fechas del año, aumenta el riesgo de sufrir una alergia, los frutos secos, el marisco, el pescado y la fruta son los alimentos más relacionados con las alergias.

Lo primero que debemos saber (y lo más importante) es que pueden haber alimentos "ocultos" en otros alimentos, sobretodo en platos ya preparados, que pueden pasar inadvertidos o no estar puestos en las etiquetas.

Las alergias alimentarias son las mismas que siempre (o se pueden tener otras que se desconocen), pero en Navidad puede aumentar el riesgo de padecer una reacción y que pueda llegar a ser grave ya que se come más fuera de casa (7 de cada 10 reacciones alérgicas graves ocurren sobretodo cuando se come fuera de casa), por lo que se debe tener más precaución.

 

 

Las alergias que más se ven durante estas fechas son intolerancia a la lactosa, intolerancia al gluten (enfermedad celíaca), esofagitis eosinofílica (inflamación del esófago), alergia a las proteínas de la leche de vaca o a cualquier otro grupo de alimentos.

 

Las reacciones de las alergias pueden ser inmediatas, a los pocos minutos de haber comido el alimento o pueden darse horas después de haberlo ingerido, pero en general, los síntomas son bastante evidentes, sobretodo en aquellas partes del cuerpo que hayan estado en contacto directo con el alimento, el sistema digestivo.