En Parafarmacia24horas sabemos que mantener las uñas y manos saneadas, limpias y pulidas es una de las cosas que más dicen sobre nosotros, nuestra higiene y cuidado personal.

El esmalte, a veces, puede dañar nuestras uñas y volverlas vulnerables ante posibles infecciones, por eso, muchas mujeres prefieren prescindir de este producto.
 
Existen distintas formas de lucir unas uñas bonitas y brillantes sin necesidad de recurrir al esmalte de uñas, por eso hoy vamos a enseñarte cómo tener unas uñas bonitas sin usar esmalte para que puedas presumir de uñas de la manera más natural.
 
Lo primero que debemos hacer es darle la forma que queremos a nuestras uñas. Para ello cogemos una lima con varios tipos de grosor para obtener un acabado perfecto. Debemos limar las uñas en una sola dirección para evitar que nuestras uñas se vuelvas quebradizas.
 
En dedos finos y cortos lo adecuado es limar las uñas dándola forma ovalada, pero si tus dedos son anchos, deberás disimularlos dándole a tus uñas un aspecto más redondeado. Si tienes los dedos largos y rectos, darles forma cuadrada será la mejor opción.
 
También debemos eliminar las pequeñas pieles (padrastros) que se forman alrededor de nuestras uñas con objetos especiales para ello.
Podemos usar limas manuales o limas eléctricas, las cuales facilitarán mucho la tarea y mejorarán el resultado final, lo que tú prefieras.
 
Ahora toca pulir las uñas, lo que hará que se vean mucho más brillantes y sin rugosidades. Para ello, debemos utilizar una pulidora especial para uñas. No debemos usar una lima para pulirlas, ya que su grano es muy grueso y sólo dañaremos su superficie.
 
Para pulir las uñas correctamente debemos usar la pulidora al igual que usamos la lima, es decir, en una sola dirección y con movimientos rápidos y firmes, sin abusar de ella, hasta que veamos que nuestra uña brilla. Solo debe utilizarse cada dos semanas como mucho.
 
Si tenías previamente un esmalte y lo has eliminado, puedes terminar de retirarlo frotando medio limón contra tus uñas y después, introducirlas en un recipiente con aceite de aguacate, almendra u oliva.
 
Para finalizar, aplica en el dorso de tus manos tu crema habitual o utiliza un poco de aceite de joboba.